AGUJETAS

Posted by Monica

Las agujetas son micro lesiones que se producen en los músculos y que debemos curar con una buena alimentación para que las fibras se reconstruyan, además de con un descanso.

Pero existen otros remedios que tenemos a nuestro alcance y que nos harán las cosas más fáciles. Es cierto que existen diversos niveles en cuanto a la intensidad de las agujetas, y por ello vamos a hacer una distinción.

Existen varios niveles de dolor en lo que se refiere a las agujetas, pero antes de que éstas aparezcan es necesario que realicemos una serie de medidas preventivas. Si no tienes ya un rutina fuerte de entreno debes empezar los entrenamientos de manera suave y progresiva porqué sino el resultado serán dolores importantes. Un calentamiento previo y un estiramiento posterior también serán necesarios para evitar que aparezcan las agujetas que tanto nos martirizan, así como mantener una correcta hidratación y alimentación encaminadas a mantener los músculos en perfecto estado.

AGUJETAS SUAVES

Para acabar con ellas os recomendamos el uso de agua caliente en la zona afectada, así como friegas suaves que nos ayuden a acelerar el riego sanguíneo y mejorarlo en la zona para conseguir una mayor recuperación. Realizar ejercicio de manera moderada es una alternativa adecuada que nos hará generar adrenalina y acabar con el dolor de manera temporal 

AGUJETAS MODERADAS

Cuando el dolor es moderado las medidas a adoptar para solucionarlo son diferentes. En estos casos el dolor va acompañado de inflamación, por lo que es recomendable que nos apliquemos pomada antiinflamatoria en la parte afectada, que además mejorará el riego sanguíneo en la zona acelerando la recuperación.

A esto podemos añadirle baños de agua caliente con aceites esenciales y aromaterapia que nos ayudará a recuperarnos mucho más rápido, ya que además de mejorar la circulación en la zona, tendrá un efecto relajante que no podemos pasar por alto en ningún momento.

AGUJETAS CON DOLOR ELEVADO

Cuando el dolor de las agujetas es elevado apenas podemos movernos, ya que la lesión muscular es mayor. En este caso dejaremos de realizar cualquier actividad física para centrarnos en recuperar la salud muscular de nuevo. Ingerir analgésicos naturales como la cúrcuma, el ajo, las uvas o la manzanilla, pueden ayudarnos a mitigar el dolor, son una buena alternativa para que nos podamos mover. A esto podemos acompañarlo con duchas de agua fría. Primeramente realizaremos duchas normales con agua caliente y luego dirigiremos un chorro de agua fría a la parte afectada para adormecerla y mitigar el dolor por un momento.

Además, este acto activará la circulación acelerando la recuperación. La ingesta de alimentos ricos en magnesio nos ayudará a recuperarnos antes, pues los músculos lo necesitan para retomar su estado normal. (Pipas de girasol o calabaza, anacardos, almendras o melaza serían una buena opción).

Es importante que tengamos esto en cuenta a la hora de devolver a nuestros músculos su estado habitual de salud tras unos entrenamientos severos. Es necesario que tengamos presente que al empezar una rutina de entreno o al retomarla nunca debemos sobrepasarnos ni en el peso ni en la cantidad de ejercicio si no queremos pagar las consecuencias con agujetas inhumanas que no nos dejarán parar de dolor y que nos mantendrán postrados durante unos días en el sofá.

¿Vosotr@s sufrís alguna vez de agujetas? Si es así, tenéis algún otro remedio que queráis compartir?

¡Abrazos!

Dejar Comentario

Comments

  • No comments found