Aprendiendo del amor

Posted by Clau Palacio

Durante mucho tiempo he tenido una concepción muy errada del amor. Me perdí muchas veces, creyendo que lo encontraría fuera de mi. Hoy por hoy aún sigo en el proceso de aprender a cambiar mis creencias acerca del verdadero significado del amor.

A lo mejor te ha pasado como a mí. Con aquella errada concepción del amor, fruto de un filtro de creencias limitantes; pensaba que el amor algún sinónimo del sufrimiento, de soportarlo todo, sin chistar. Pensaba que si me resignaba, estaba amando sin condiciones.

¡Cuán errada estaba! ¡Cuán lejos de la verdad me encontraba! Sentí el amor como una tortura, un sentimiento arrobador de momentos fugaces de una alegría falsa que me embargaba. Mientras fue presa de esta ceguera, no podía ver alguna luz que me indicara que el amor era todo lo contrario que me habían ensañado los que me rodeaban, las novelas, los libros, los amigos…

Ahora puedo comprender, por qué había un “patrón” repetitivo en mi vida y siempre me acercaba al mismo tipo de personas que me confirmaban un ay otra vez mi errada creencia acerca del amor. Con esta enferma concepto de pseudo amor me consumía en relaciones totalmente tóxicas y autodestructivas.

Me he dado a la tarea de aprender acerca de ese amor #verdadero# que estaban en otras páginas de libros muy distintos a los que solía leer. Hoy sé que este tipo de amor me ayuda a ser mejor persona y me eleva. Y cuando lo experimento en mí; lo puedo apreciar en el mundo que me rodea.

Hoy sigo aprendiendo:

  • Que el amor es una decisión, yo decido cuándo, cómo, dónde y a quien amo. Nadie puede obligarme a amar o decidir por mí. 
  • El amor está muy lejos del sufrimiento. 
  • El amor verdadero se manifiesta en los límites que establezco entre tu terreno y el mío. Yo no tengo que soportar malos tratos en nombre del amor, ni abusos, ni humillaciones, etc. 
  • También se manifiesta, el amor, a través del desprendimiento emocional. Ya no tengo que hacerme cargo de tus sentimientos, de tus problemas, de tus juicios, de tus procesos.
  • La demostración más grande y a la vez la más sencilla de amar es cuando vivo y dejo vivir. Cuando ya no propicio ni tu bienestar ni tu mal estar.
  • Cuando libero a los demás de mí: de mis buenas intenciones, de mi sobreprotección, de mis juicios, etc.
  • Y me libero de los demás: de sus buenas intenciones, de su sobreprotección, de sus juicios, etc.
  • Que existe un solo amor, representado en muchas formas: amor a mi hijo, amor a mis padres, amor a lo que hago, amor a la naturaleza, amor a mis amigos, amor a los niños, amor a todo lo que me rodea.
  • Que el amor más puro e incondicional, proviene de un Poder Superior a mí; que me ama sin medida.

"Ama al prójimo, como a ti mismo", es la demostración de amor más clara y más antigua enseñanza, en la que se basan muchas filosofías y programas de autoayuda para el buen vivir en la actualidad.

 Mi más grande confusión, fue ver un #punto# en lugar de una coma. Y fue así como comencé a creer que repartía amor a diestra y siniestra; olvidándome de darle amor a la persona más importante de mi vida: YO MISMA.

El amor comienza en mí, si yo me amo me será mucho más fácil amar y reconocer el amor en los demás. ¡Sobretodo reconocerlo!

El amor es una cuestión de valores y principios. Si me alineo a ellos; por ejemplo: la honestidad, la buena voluntad, la aceptación, la paciencia, la confianza, la compasión, el perdón entre otros. Es muy seguro que pueda comenzar a amar de una manera madura, sincera y equilibrada.

Definitivamente la clase de amor que yo conocía no se parece en nada a la que me ha regalado mi proceso de autoconocimiento. Ésta clase de amor se resume en libertad no para hacer lo que yo quiera con quien quiera y donde quiera, libertad para hacer lo que me corresponde.

¡Permítete conocer el amor, el verdadero amor que nace de los más profundo de tu ser!


Clau Palacio

Mentora, Escritora & Facilitadora PYSCH-K®

https://byclaupalacio.wordpress.com/

 

 

Dejar Comentario

Comments

  • No comments found